Mundo movil malaga

Solsona también recuerda riendo anécdotas que evidencian lo deprisa que tuvo que desplegarse todo, a veces sin tiempo para formar a algunos operarios. O como cuando el jefe de producción le llamó cabreado porque los móviles no iban con la flash que él pasó, y resulta que es que había copiado directamente el archivo zip sin descomprimir. Julio F.

Corpas , que llegó de Telefónica para encargarse de los contenidos y acabó haciendo de todo, subraya esta versión: Muchas cosas pasaban por la precipitación, Telefónica montaba una campaña con prisas y todo se hacía a salto de mata. Allí hay mucho jefe y poco indio, y en ocasiones nos llegaban mensajes contradictorios de diferentes departamentos. Teníamos que hacer videoconferencias con mucha gente para ponernos de acuerdo". En otras ocasiones, los problemas estaban dentro de la propia Vitelcom.

Concretamente, en luchas de ego entre departamentos. Por ejemplo, cuando se importaron 2.


  • La historia de Vitelcom: cuando se fabricaban móviles en Campanillas, Málaga.
  • proveedor voz iP España proveedor voiP Málaga.
  • ¿Cómo se cayó Julen al pozo?;
  • como conocer una mujer infiel!

Había dos soluciones:. En el almacén también había problemas por el poco tiempo para entrenar empleados. Se unieron la escasa formación tecnológica y unos años en los que el despliegue todavía estaba empezando.

Pese a todo, cuartos

A pesar de todo, los teléfonos se fabricaban y salían a las tiendas. La mitad eran recién licenciados, la otra mitad venía de hacer aplicaciones web", dice Solsona. Algo que corrobora Ramírez: Por experiencia, y por recursos. Cumplían bien y el sobrecoste que podía ocasionar fabricar en España respecto a Asia lo compensaba la nula necesidad de marketing que tenía la empresa: No obstante, la relación con la teleco empezaba a mostrar claroscuros.

Hay un factor que explica el principio de los problemas para Vitelcom: Aquello fue en , y aunque sí se desarrollaron algunos terminales de ese estilo, como el TSM , con Windows y para uso empresarial, el día a día no volvió a ser igual. Eso fue en , el año que marcó el punto de inflexión.

Vitelcom respondió con una demanda cruzada por "daños morales" por valor de 50 millones de euros. Naturalmente, no prosperó. Ahí, Telefónica mandó un mensaje pétreo a Finlandia: La demanda desapareció por arte de magia. Cuando estaba en el CRC -Centro de Relación el Cliente- y una operadora se marchaba a casa, a veces él se ponía sus cascos y hacía su trabajo para ver qué decían y qué sentían los clientes. Vitelcom compró la licencia de Grundig para poder vender teléfonos a otras operadoras. Mientras tanto, Vitelcom obtuvo la licencia para fabricar teléfonos bajo la marca Grundig , un nombre que nunca cuajó en la telefonía móvil y en cuyo proyecto trabajaba, entre otros, Torelli.

Premonitorio, aunque sin éxito.

Hasta ahí llegaron, en cualquier caso, los buenos tiempos. Cuando los de hardware se enteraron, se enfadaron Y lo consiguieron. Ahí es donde entra otro factor que aumentó los disgustos en la casa: Cuestión de volumen. O2, de Alemania, también cerró la puerta. Nadie quería uno. Lo de Grundig fue un intento desesperado por seguir funcionando", cuenta Ramírez. Otro empleado solía decir que "en Vitelcom no somos una empresa, somos una banda. Tal y como se hacen las cosas, bastante bien nos va". A veces hasta la madre naturaleza jugaba en su contra: Aquello dejó sin poder vender durante mucho tiempo en México, un gran mercado, y los encargos fueron a parar a otros fabricantes.

Muchos apuntan a malas decisiones de estocaje y aprovisionamiento: El management no funcionaba muy bien, compraron partidas enormes de chips de Qualcomm que cuando los encapsulas en BGA caducan. Y nos caducaron", cuenta Solsona. Pero no hubo salida y ahí se quedaron, 50 o 60 millones de euros en componentes. Al final la deuda rondó los millones de euros. Y ya hubo un ERE, problemas de liquidación Así empezó el fin. Algo así hizo Telefónica con Vitelcom: Algunas fuentes apuntan a una teoría que aunque hemos escuchado de distintos orígenes no hemos podido confirmar: Carrero montó Vitelcom porque un buen contacto en Telefónica le sugirió que lo hiciera para llevarse el contrato de la operadora y los teléfonos de gama blanca.

En hubo cambios en la directiva y ese contacto se marchó a Latinoamérica, algo que dentro de la casa se conoce como "retiro dorado", cosa que ocurre cuando se quiere apartar a un directivo del epicentro de la toma de decisiones. Su reemplazo decidió prescindir de varios proyectos de su antecesor, Vitelcom entre ellos. Mecha prendida. Carrero nunca fue alguien cercano a los empleados. Lo recuerda Solsona con tono agradecido: Él se comía muchos marrones muy grandes y luego a nosotros nos enseñaba una cara muy diferente". Se pegaba buenas palizas, llegaba a las nueve y se iba a las diez o las once de la noche.

Se fumaba sus puros en el despacho, sí, pero se hacía la jornada europea y la coreana.

epowelareg.cf - Tu mundo es móvil

Un encanto de persona". Él podía comer allí, pero nunca lo hizo. Prefería irse con otros compañeros al Mari Luz de Santa Rosalía, un pueblecito cercano. En y , las líneas de producción pasaban la mayor parte del tiempo paradas. De las excusas peregrinas se pasó a la preocupación y la fuga de empleados. Martín recuerda que se vendió especialmente bien, pero no valía solo con eso. A veces, los componentes pasaban tanto tiempo almacenados que cuando se podían usar ya estaban obsoletos. En medio de la crisis , el jefe financiero se marchó.

Luego comenzaron los rumores de que los comerciales estaban viajando a países como Nigeria para intentar dar una salida desesperada a los teléfonos. Tampoco salió bien. Miguel Martín, que entró en a los 26 años, se marchó en el verano de , un año antes del cierre definitivo. Se comentaba que llegarían nuevos inversores y mi primera opción era quedarme, estaba a gusto y el ambiente era genial, pero ver las líneas tan paradas me hizo ir pensando que era mejor idea ir buscando otra cosa".

El tiempo le dio la razón. Vendían teléfonos a cinco o diez dólares", recuerda Corpas. Para Ramírez, la sensación era de desamparo. Desamparo por parte de Telefónica, desamparo por parte de las administraciones y desamparo por parte de la propia industria. No obstante, Solsona apunta que incluso en los tiempos duros lo pasaron bien en el día a día. Los que no, conocieron lo que era una suspensión de pagos en la víspera de Pascua de Demasiada penitencia, incluso para Semana Santa. Hasta el obispo, que en paz descanse , salió a defender a los trabajadores de Vitelcom.

Ni Nigeria, ni la Junta de Andalucía ni la divina providencia pudieron compensar el efecto del adiós de Telefónica: Vitelcom tuvo que cerrar sus puertas. Carrero intentó que Telefónica reculara hasta el final.

Mundomovil-pc Sl. (extinguida)

En marzo de instó a la teleco a comprometerse a comprar nueve millones de teléfonos a casi cien euros la unidad durante tres años para poder evitar los despidos de los cuatrocientos trabajadores que quedaban en la empresa. Pero Telefónica no estaba por la labor de destinar casi 1.

Seguramente hizo bien: Este cambio de paradigma en el mercado hizo que las compañías dejaran de ver la venta de terminales como un factor para mantener en el tiempo el contrato con sus usuarios, y buscaron otras fórmulas como las tarifas cerradas, los datos y otras estrategias. María Salas, responsable de la marca, explica que este tipo de establecimientos se basan en la libertad del usuario y en los operadores móviles independientes.

Economía Empresas malagueñas. Así trabajan las 'clínicas' de móviles: Honda HR-V, imagen sofisticada. Skoda Scala, el nuevo compacto en fotos. Casi 5. Madrid abre las puertas del 33 Salón Gourmets. Iniciar sesión.